La «pornovenganza» es una práctica ilegal en la que se comparten imágenes o videos de contenido sexual explícito de una persona sin su consentimiento. Esta práctica puede tener graves consecuencias para la persona afectada, incluyendo la humillación pública, la vergüenza y el daño a su reputación.

La mayoría de las veces, las imágenes o videos son compartidos por ex parejas o conocidos que quieren vengarse de la persona afectada. En algunos casos, las imágenes o videos son robados de dispositivos electrónicos de la víctima o se obtienen mediante engaños.

En Argentina, la ley 26.388, sancionada en 2008, establece penas para aquellos que difunden imágenes o videos con contenido sexual explícito sin el consentimiento de la persona afectada. La ley prevé penas de prisión de 6 meses a 4 años para los autores de este tipo de delitos.

Es importante tener en cuenta que la pornovenganza es un delito y que las personas que participan en esta práctica pueden enfrentar consecuencias legales graves. Además, si se es víctima de este tipo de delito, se debe informar a las autoridades competentes y buscar asesoramiento legal para proteger los derechos y la privacidad de la persona afectada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *